domingo, 9 de abril de 2017

El Caníbal y otros Cuentos

Mi padre, Juan Uceda, autopublicó hace 17 años una serie de microcuentos y cuentos recopilados en esta obra. Aunque yo apenas conozco el género, releyendo estas piezas me sigo asombrando de todo lo que puede contarse con tan pocas palabras.

Cómo bien remarcaba la periodista de El País Ana Torregrosa en una entrevista concedida tras la primera publicación, dieciocho son las palabras del cuento más breve del libro (incluyendo el título).

“Creo que no se lee más por culpa de algunos escritores. No se puede generalizar en absoluto, pero hay algunos escritores muy oscuros, que cuando los lees se nota que se están luciendo y eso no es lo que yo busco. Yo escribo lo mismo que a mí me gustaría leer. Si me gustara leer algo enrevesado probablemente escribiría así”.

Después de bastante tiempo valorando –junto a mi madre- volver a publicar estos cuentos a través de diferentes editoriales, hemos decidido utilizar las herramientas que ofrece Amazon para la publicación. No podíamos perder esta oportunidad que nos ofrece dar acceso mundial a la obra de mi padre, con el mismo fin que él siempre imaginó: Que disfruten los lectores.

“Estos cuentos llevan escritos mucho tiempo y sólo los habían leído algunos amigos que, con sus generosas opiniones, me han decidido a publicarlos.Aparte de la necesidad que surge de la vocación, en su día me movió a escribirlos el anhelo de que los posibles lectores lo pudiesen pasar bien leyéndolos.Ese sigue siendo mi único deseo”.

Verdad científica

Durante mi niñez leí tebeos a escondidas y atemorizado. Mi tía abuela, apoyándose en hechos históricos, había probado que la lectura conduce a la demencia.
Sólo mucho más tarde supe quién era don Quijote.




El Caníbal y otros cuentos ya está disponible en formato digital y físico a través de Amazon.

viernes, 4 de marzo de 2016

Estructura social y coyuntura

¿Qué diferencia hay entre estructura social y coyuntura?

Si bien el concepto de estructura social desde el punto de vista sociológico viene dado por diferentes teorías, de una forma más empírica o real podríamos decir que la estructura social comprende la vida en la sociedad, como una población vive, siguiendo una organización determinada. Esto engloba prácticamente cualquier aspecto cultural ordinario, pero podríamos decir que existe una “lógica” que suele hacer perpetuos o muy duraderos los diferentes estratos que dividen a los colectivos.

Por otro lado, la coyuntura depende del entorno. Una coyuntura comprende un elemento cambiante, que por regla general suele producir una modificación hacia mejor o peores condiciones en la estructura. La coyuntura determina las actuaciones de los miembros de un colectivo o sociedad. Este fenómeno abarca numerosas características que podemos encontrar en los distintos grupos de la sociedad. Por ejemplo, la situación actual de crisis podría ser un estado de coyuntura para nuestra estructura social.

En conclusión, la diferencia entre ambos términos es que estructura social se refiere a lo estable: a lo fijo. Sin embargo, la coyuntura establece cambio y representa el dinamismo, el motor –normalmente- de cambios en la estructura social.

¿La estructura social española está influida por su realidad geográfica?

Teniendo en cuenta que una de las tres dimensiones de lo estructural es el espacio, y esto se refiere a la distribución de una población en área determinada, la realidad geográfica española definitivamente ha influido en el desarrollo de la estructura social del país.

La división territorial en España y su historia han marcado la creación de una estructura social característica y única. Creo que, incluso la división en Comunidades Autónomas o  la existencia de varias lenguas oficiales afectan en este sentido a la formación de una estructura social, y a su vez varias más pequeñas que son absorbidas por la estructura a nivel nacional.

                                                                         Fuente: Instituto Geográfico Nacional

Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), existen desigualdades tremendamente marcadas entre las distintas zonas del territorio español. Achaca los desequilibrios a problemas administrativos, económicos y sociales que además se relacionan entre sí. Observando un gráfico bastante esclarecedor se puede apreciar que el PIB per cápita aumenta según nos acerquemos al norte de la península, siendo la zona que concentra la mayor riqueza el noreste peninsular. El crecimiento económico ha afectado a unas regiones, pero sin embargo otras han quedado totalmente marginadas del proceso. Obviamente, la tasa de desempleo que es un factor fundamental, es mucho mayor en la mitad sur de España, debido por ejemplo, al desigual desarrollo industrial.

¿Influye la historia?

Desde mi punto de vista la historia es una de las claves más importantes que definen la estructura social en España y, probablemente, el mundo entero. Uno de los detonantes más importantes del modelo nacional tal y como lo conocemos ahora mismo fue la dictadura franquista.

El régimen duró casi 40 años y dejó un poder establecido tanto de forma económica como social. Y es que ya entrada la democracia, muchos hijos y nietos de los miembros del régimen siguen ostentado el poder. Francisco Franco se jactaba de haber dejado el mayor número de personas pertenecientes a la que, según nuestros sistemas actuales, conocemos como la “clase media”. Esta población representaba para el dictador el freno de una revolución.

Por lo tanto, la historia y los cambios sociales van ligados de la mano. Esto a su vez repercute en el esquema de estructura social que conocemos y vivimos desde hace años en este país, capaz solo de cambiar por la coyuntura. El cambio parece acercarse a través de la actual coyuntura de crisis en la que nos encontramos sumergidos, pero aún sigue dependiendo directamente del pasado y como se llevaron a cabo ciertas acciones políticas como la formación de la democracia con la Constitución del 78.

lunes, 8 de febrero de 2016

Los verdaderos titiriteros

Llevamos rodeados de titiriteros toda la vida y no nos damos cuenta. Están ahí, pero mucha gente no los ve o no quiere verlos. Nos engañan, nos manipulan y nos dicen qué hacer: como pensar. Esos titiriteros intentan hacernos sentir mal, ya que ellos poseen la verdad absoluta, la superioridad moral.



Hoy en nuestro país hay dos titiriteros encarcelados por, supuestamente, enaltecimiento del terrorismo. Se trataba de la representación de la obra “La bruja y don Cristobal”. No dudaban los medios en retratarse, mostrando una imagen de la pancarta que aparecía en la función y que proclamaba “Gora- alka eta” – un juego de palabras para satirizar Al-Qaeda y ETA – pero que los medios afirmaban como “Gora ETA”.


Sin duda, y pese a las advertencias por parte de los artistas a los padres de que el contenido de la obra no era apropiado para niños, es un error de programación por parte de Ahora Madrid. Con poca visión, y dada la clara sobreactuación por parte del Partido Popular y otros miembros de la oposición más el constante empañamiento de su gestión que viene de los medios, este fallo programático va a tener un coste político exagerado. La presión mediática ya ha conseguido que Manuela Carmena afirme esta como “la mayor crisis política de su legislatura”.

Los que siempre tienen en boca a la banda terrorista, que piden respeto para las víctimas y acusan a sus rivales políticos de simpatizar con ETA cada vez que difieren de una opinión, no han dudado en salir de la caverna. Que a la opinión popular no se escandalice porque dos jóvenes sin mala intención alguna se encuentren en prisión sin fianza, confirma que gran parte de la prensa nos trata a los ciudadanos como personas sin acritud, moldeables por un titular.

En este país, aquellos que se llenan el pecho defendiendo a toda costa a las víctimas de ETA son los que no muestran respeto alguno por las mismas. Eso sí es utilizar el dolor y sufrimiento de personas para conseguir objetivos políticos. Claro que, teniendo en cuenta que a muchos les conviene que se hable de dos titiriteros en lugar de sus casos de corrupción, es una situación bastante idónea la que vivimos. Ni Rodrigo Rato, Urdangarín o la Infanta han pasado un solo día en prisión, ellos ya llevan dos.

Los niños ven a diario desahucios, violencia y todo tipo  de espectáculos dantescos en nuestro país. Sin embargo, tiene que ser una función que ha llegado a varios niños por un error de programación el motivo de prisión y escándalo. Esperemos que cuando se vea una corrida de toros en la televisión durante horario infantil, se critique que los niños no deben ver espectáculos violentos (en este caso de verdad, me temo que no se trata de una obra de ficción). Bueno, está claro que eso no va a pasar, porque a los titiriteros no les interesa.

viernes, 27 de noviembre de 2015

A este paso... ¿para cuándo moriremos de hambre?

Varias crisis alimentarias han asolado el planeta Tierra en los últimos años sin explicación aparente por el hecho sorprendente de que se producen cada vez más cereales, uno de los sustentos principales de las dietas de gran parte de los países del mundo. Otro  dato curioso es que el precio de los principales cereales se multiplicó desde marzo de 2007 a marzo de 2008. Las subidas de precios de los productos vienen precedidas de la escasez en stock pero, a la vez, cada año se va produciendo más, por lo tanto, ¿qué está sucediendo?

Organizaciones internacionales son las causantes de estas grandes incongruencias. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio presionaron a los países para que liberaran comercialmente el sector de la agricultura y así hacer que entrara en el mercado capitalista. De esta forma, muchas de las ayudas que daban los estados a los agricultores de su país fueron desapareciendo progresivamente haciendo que los productos se tuvieran que exportar, logrando así productos internacionales (a un mayor precio) dentro de un país. Los acuerdos de liberalización que firman los estados hacen que pierdan poder sobre su propia materia alimentaria.

Otro de los motivos que provoca las crisis alimentarias es la creación de los agrocombustibles, parte de los cereales que se producen de más van destinados a la creación de combustibles. Una práctica con doble perjuicio ya que no solo se agotan los víveres sino que se crea un tipo de producto energético que daña más aun el medio ambiente. Un deterioramiento del medio ambiente al cual se le adjudica gran parte de los problemas alimentarios aunque es uno de los motivos menos perjudiciales, de momento, en comparación con el resto. Además, las especulaciones sobre las producciones agrícolas son el factor culminante de las crisis alimentarias. En repetidas ocasiones se han llegado a almacenar toneladas en ‘stock’ para hacer que el precio de los alimentos suba y así poder vender, más tarde, estas cantidades de cereal generando más ingresos.

Este modelo de producción agrícola y, sobre todo, de liberalización del sector primario de las economías no permite una buena distribución del alimento. Las pruebas están en que ya se han sucedido varias crisis alimentarias y la tendencia es que se produzcan más. Si lo que prima es el dinero en un bien de primera necesidad como la comida es improbable que no haya hambrunas. Para empezar, si los organismos internacionales presionan a los gobiernos para que se cree una liberalización de los alimentos y se exporte más, el mercado interno quedará desamparado a la llegada de alimentos, a un mayor coste, de fuera de los propios países. Si además, se retienen los productos para que el precio suba habrá países que se verán abocados a la hambruna por el egoísmo capitalista del mercado.

martes, 16 de junio de 2015

Pero, ¿no éramos todos Charlie?

Desde el 24 de mayo, el panorama político del país está patas arriba. Parece que las grandes fuerzas políticas que tanto caso llevan haciendo a las encuestas durante los años de democracia, habían obviado en esta ocasión la avalancha que se les venía encima.

Podemos lleva siendo extremadamente cuestionado y perseguido al detalle desde aquellos, parece que muy lejanos ya, 5 escaños en las pasadas elecciones europeas. No llevaba Manuela Carmena ni 48 horas como alcaldesa de Madrid, cuando estallaba su “primera gran crisis política”.

Alguien, se había dedicado a sacar a la luz unos tweets del que iba a ser Concejal de Cultura en Madrid, Guillermo Zapata. En el más sonado citaba entre comillas un chiste sobre el holocausto judío. En otro bromeaba con las chicas asesinadas en el conocido como caso Alcácer y la situación de la víctima del terrorismo Irene Villa. Ante tal polémica, Zapata acabó cerrando su cuenta en Twitter, disculpándose por haber ofendido a ciertos sectores pero afirmándose como defensor del humor negro y creando un nuevo usuario para empezar de cero.


Esta acción ha sido criticada hasta más no poder especialmente por el Partido Popular y en menor parte por el Partido Socialista. No se trata aquí de defender o dejar de defender a Guillermo Zapata, sino de demostrar la hipocresía tanto de políticos como de ese sector ciudadano indignado por el tema, que parece ser la peor de las preocupaciones de la actualidad.

Algunos de los ciudadanos indignados también tienen su pasado en la red social. Y en muchos casos no son chistes, desgraciadamente.

Para quien no conozca el medio, Twitter se ha convertido probablemente en la red social con mayor crecimiento en los últimos años, debido a su capacidad como centro de información mundial, instantaneidad y rapidez. En cuanto a lo político, es un instrumento perfecto para el activismo (las convocatorias del 15M no hubiesen sido posibles sin las redes sociales), para la comunicación de figuras e instituciones políticas y sobre todo para la crítica ciudadana ante cualquier acontecimiento. Pero sobre todo, sin duda alguna, Twitter es la meca del sarcasmo, la ironía y el humor negro.

¿Tiene que tener límites el humor? Se supone que nuestro derecho a libertad de expresión nos permite bromear con cualquier tema. El problema llega con el humor negro, y sobre todo, realizado en el momento y lugar equivocado. Todos hemos contado en nuestro ámbito más cercano alguna broma de este tipo, y el que lo niegue miente. Si bien es cierto que cada persona tiene un gusto único cuando hablamos de humor, eso no impide que independientemente alguien bromee sobre temas que pueden resultar espinosos y tabús en la sociedad. En el caso de los personajes públicos, y especialmente con los políticos, saben que si exponen esto de manera pública, van a ser criticados hasta la saciedad.

Aun así, estos tweets realizados por Guillermo Zapata datan de 2011 y 2013, cuando no ocupaba ningún cargo público. Esto sigue sin eximir al miembro de Ahora Madrid de la posibilidad de haber ofendido a varios sectores, pero sin embargo quizás la capital haya perdido a un gran Concejal de Cultura con una trayectoria más que notable en el ámbito que estaba dispuesto a administrar.

Sin embargo, lo que más sorprende y hace necesario un análisis es quien crítica esta actuación y que les hace hipócritas. El Partido Popular nunca ha dejado de descalificar a sus adversarios, pero sus límites se han superado desde la aparición de Podemos. Este caso es uno más de esos que se han polemizado en mayor medida de lo que representan gracias a sectores de la prensa y la política que se dedicaban a acusar antes de informarse, quedando más tarde en evidencia.

Cuando ocurrió el atentado yihadista en Francia a la revista satírica Charlie Hebdo (si, supura humor negro en cada página), el presidente del Gobierno Mariano Rajoy junto a otros cargos de su equipo no dudaron en acudir para hacerse la típica foto institucional y defender el derecho a la libertad de expresión.

Varios miembros más del gobierno del Partido Popular han hecho declaraciones incluso más cuestionables, no ya por Twitter, sino en medios de comunicación. Es el caso por ejemplo de Rafael Hernando, portavoz del grupo Popular, quien afirmaba en 13TV que “Algunos se han acordado de sus padres con las subvenciones”, haciendo alusión a los familiares de víctimas del franquismo, de los cuales muchos, no han podido encontrar los restos de sus padres y abuelos que se encuentran en fosas comunes. Otro personaje bien conocido por sus polémicas declaraciones es Francisco Javier León de la Riva, ex alcalde popular de Valladolid: “A veces me da reparo entrar en un ascensor con una mujer” decía explicando su temor a ser denunciado debido a, según él, la gran probabilidad de que esa mujer se invente un inexistente acoso sexual. Estas son algunos de las ocasiones en las que miembros del PP u otras formaciones han metido la pata hasta el fondo, de las cuales la mayoría de sus afirmaciones, no tratan de ser humor (aunque cueste creerlo) como si pretendía el miembro de Ahora Madrid; sino de sus ideales políticos.

La diferencia entre Guillermo Zapata y otros tantos casos, es que este último ha salido a dar la cara y a disculparse por haber ofendido a la gente con sus palabras siempre defendiendo sus principios ante todo y relegando su cargo para no representar la cultura de ciudadanos que cuestionan sus actos. Para los demás, la única forma de abandonar sus puestos, son las urnas.


“Me parece bien asumir responsabilidades y que se dimita por el “humor” negro. Será la hostia cuando también se dimita por el dinero negro”

-Jordi Évole